martes, 1 de enero de 2008

FELIZ 1908


No sabemos muy bien si este año, 2008, va a depararnos muchas sorpresas de gran calado cinematográfico, pero hace cien años el cine iba a entrar en un año especial para su historia, con algunos hitos de gran importancia. Repasemos algunos de ellos:

Griffith debuta como director. El cine en general había entrado en una crisis motivada por los problemas de exhibición de las películas. El mayor número de salas (los nickelodeones, que estaban haciendo furor entre 1905 y 1908) motivó la aparición de nuevas figuras que van a revolucionar la forma de hacer películas. La más importante de ellas, aunque en 1908 aún no lo era, fue David Wark Griffith, quien debutó ese año en la dirección con el corto Las aventuras de Dollie. En junio de 1908 llegó a la endeudada compañía Biograph para ofrecer sus servicios como actor. Como suele ocurrir en el mundo del espectáculo, una baja "oportuna", en este caso la del principal director de la Biograph, Wallace McCutheon, dio la ocasión, en una decisión de urgencia, a Griffith de asumir por vez primera tareas de dirección. Las aventuras de Dollie (o de Dorotea, puestos a castellanizar), una película de argumento simple (un peligro que amenaza la estabilidad de una familia), rodada con eficacia en dos días (18 y 19 de junio) y que tuvo gran aceptación de público. Con motivo de este centenario de Griffith, tras el ciclo dedicado a los italianos, la emprenderemos con uno dedicado a él.

La irrupción del Film d'Art. André Calmettes y Charles Le Bargy fundaron en 1908 la sociedad Film d'Art y tuvo como buque insignia El asesinato del duque de Guisa, que marca, por su influjo, la forma de hacer películas, de elaborar decorados y vestuario, y de actuar, los primeros títulos de muchas cinematografías, como la italiana o la española (donde triunfa Don Juan Tenorio).

Nick Carter y los seriales. Junto al cine más elitista del Film d'Art nace en Francia un cine más popular, el de los seriales, cuyo primer gran éxito es el protagonizado por el detective Nick Carter (Pierre Bressol), que dirige V.-H. Jasset para la Gaumont.

Dos hitos en la historia de la animación. Émile Cohl inscribe su nombre entre los pioneros de la animación, gracias a un corto de gran simplicidad titulado Fantasmagorie, en el que se encadenan las diversas transformaciones en personajes de unos sencillos trazos de tiza en una pizarra. 1908 también es el año del estreno en Francia de El hotel eléctrico de Segundo de Chomón, que además protagoniza junto a su esposa. En ella da muestras de su maestría en el uso de la técnica del paso de la manivela, construyendo además una sucesión de escenas de gran ternura y humor.


  • Primera película rusa. Aunque los espectadores de Rusia ya sabían qué era el cine, gracias a las producciones que le venían de otras latitudes de Europa, especialmente de Francia, no contaban con una película de realización autóctona. Esta situación cambia gracias a la iniciativa del fotógrafo Alexander O. Drankov, tras algunas tentativas en 1907. En octubre de 1908 se estrena Stenka Razin, unos 15 minutos dirigidos por V. Romashkov, que Drankov fotografía y produce. A diferencia de muchas otras cinematografías, que tienen entre sus primeras muestras películas documentales, esta primera realización se inscribe dentro de la más absoluta ficción, en una historia de piratas y princesas, de la que esperamos hablar algún día con mayor detalle.
El primer éxito internacional del cine danés se estrena en su país. La Nordisk vive uno de sus momentos estelares con el estreno en Dinamarca el 11 de noviembre de Løvejagten (La caza del león) de Viggo Larsen, después de meses de prohibición en el país (la cinta era de 1907 y ya había tenido una carrera internacional). La película aprovechó la oportunidad brindada por un zoo, que quería deshacerse de unos leones ya ancianos, para sacrificarlos, en una trama sobre cazadores, delante de la cámara en imágenes de gran impacto, según cuentan algunos cronistas, pues no hemos podido acceder a su visionado. Por lo que hemos leído, la película destaca por el montaje y por los primeros planos, especialmente los conseguidos haciendo atravesar la cámara entre los barrotes de las jaulas, para que no se vieran en pantalla.

3 comentarios:

Roberto Amaba dijo...

Hola Antonio,

Dale un vistazo a este artículo del ineludible blog de Bordwell, es su última entrada:
http://www.davidbordwell.net/blog/?p=1779


Feliz año.

Danae dijo...

¡ Hola!
Estoy realizando un trabajo sobre el mito de Ulises en el cine, y, navegando, me he encontrado con tu magnífico blog. Me ha paracido impresionante, das mucha información y me ha resultado muy útil todo lo que has dicho sobre la Odisea de 1911. Me encantaría poder contactar para ilustrarme y poder mejorar mi trabajo, así que, si es posible, mi

Danae dijo...

ains, que se me ha cortado...
Te agradecería muchísimo que contactaras conmigo para poder hablar de este tema. Tengo un blog en blogger.com (danaeglauka).Me serías de gran ayuda.
Muchas, muchísimas gracias por este blog tan estupendo.